16 abril 2014

the orwells


"llevo un pedo enorme y me importa todo un carajo", es lo que vienen a decir estos mozos de chicago, the orwells, en su canción, the righteous one, y, ¡qué demonios!, me parecer un resumen perfecto de lo que significa hacer buen rock, exultante juventud, descaro, desgarro y unas guitarras como torpedos. geniales.

12 abril 2014

no hay dos sin tres



leí el texto en el blog de sofya y me dieron ganas instantáneas de cantar, porque, además de la profundidad del mensaje, a pesar de su sencillez formal, las frases encerraban una musicalidad fantástica. le pedí permiso a la autora para intentar convertir sus versos en canción y, después de unos retoques mínimos para adecuar las rimas, el resultado es el tema que podéis escuchar en el reproductor, no hay dos sin tres . gracias, sofya, por tu maravillosa poesía :)

09 abril 2014

tonic


los angelinos tonic formaron una de las bandas noventeras americanas más importantes, grabando un par de discos capitales para ese género guitarrero de películas de instituto que solo ellos saben hacer. este you wanted more, por ejemplo, un post-grunge dulcificado, triunfó al final de la década, yo al menos lo pinché un montón de veces, el estribillo era irresistible!

 

07 abril 2014

baila como si nadie estuviera mirando


este simpático ranking de gente "cazada" bailando cuando creía estar a solas me sirve para presentar mi ultima composición, una chorrada, en realidad, porque musicalmente tiene bien poco, línea de bajo básica, pianito y un sencillo sazonamiento rítmico. la voz es un acapella de scarlett quinn, una chica de brighton que canta como los ángeles. en esta ocasión ejerzo de productor, por tanto, juntando elementos, envolviéndolos oportunamente para presentar como regalo. en fin, ya sabéis lo que se dice de los regalos, no? la intención es lo que cuenta! :)

02 abril 2014

ahora o aura


después de tanto tiempo soñando con ella, construyendo, suspiro a suspiro, una idealización perfecta, sublime, se produjo el bloqueo más absoluto cuando llegó, tras muchos meses de abordaje sutil, de empeño en el encuentro, el momento de la carne y el hueso. ahora que la tenía justo delante, desnuda, ahora, en el momento de los auténticos besos, del fuego, una especie de aura, de escudo protector, le impedía tocarla. fue incapaz de violentar su sagrada imagen, sintió como si quisiera penetrar a la virgen maría. una lástima, porque si hubiera amado de verdad, con jadeos, con fluidos, si no hubiera mostrado esa impotencia definitiva, ahora estaría con ella, tendría, probablemente, una vida con ella, y la sensación de ridículo no le abrigaría cada noche, como un manto insoportable, cuando intentaba cerrar la mente buscando el antiguo refugio, consuelo inútil, de los sueños.